La música como herramienta de aprendizaje

20-abr-2017 14:26:22 / POR Instituto Real de San Luis

Instituto Real de San Luis

mejores-colegios-en-san-luis-potosi-musica-aprendizaje.jpgHagamos un pequeño experimento: busquemos a un interlocutor y expresémosle, por ejemplo, cómo se sentían las manos de nuestra abuela o bien, cómo olía el cuarto de mamá cuando entrabamos a hurtadillas siendo niños, o mejor aún, qué sentíamos en la piel en ese increíble momento de un viaje que mantenemos vivo únicamente en nuestra memoria.

Pues bien, aunque fuésemos las personas más dotadas en el uso del lenguaje, no seríamos capaces de asegurar que aquello que transmitimos fuera efectiva, total e íntegramente comprendido por nuestros escuchas. Ellos podrán entender en nuestros rostros o en la forma en la que hablamos, la alegría, la nostalgia, y cualquier sentimiento que hayamos querido expresar y eso será lo que sabrán de nosotros.

Expresarnos es así, intentar proyectar nuestras experiencias individuales intentando ponerlas en común a través de todo tipo vías, sin embargo, nunca lograremos hacerlas ver tal cual son para nosotros.

La primera vez que se escucha la Tocatta y Fuga en Re Menor de Bach, siempre puede remitirse a un momento sombrío y tenebroso, inclusive monstruoso si quisiera verse así. Podríamos interpretar cualquier cantidad de cosas al escucharla, sin embargo, todos tendríamos constantes variaciones en lo que refiere a su “comprensión”, es decir, que imaginaríamos cosas distintas, aunque esencialmente distinguimos un “algo” más o menos abstracto que compartimos.

Estamos acostumbrados a escuchar narraciones, hechos, fórmulas, procesos, pero no a comunicar sensaciones; un objetivo que en el mundo contemporáneo parece casi imposible y que a medida que pasa el tiempo se torna indispensable.

La educación tradicional ha dejado de lado muchas cosas, entre ellas, la importancia que tiene la música y su enseñanza para el desarrollo de múltiples habilidades en la vida contemporánea, no por nada ha formado parte indispensable de la educación de vanguardia en escuelas de todo el mundo y no por nada no ha existido un solo pueblo en la historia de la humanidad que haya carecido de melodías.

Partamos de las áreas más duras: la medicina, por ejemplo. Diversos estudios muestran el efecto que tiene en nuestros cerebros el únicamente escuchar una pieza musical que deriva en la activación de regiones cerebrales que usualmente no reaccionan a la vez al realizar otro tipo de actividades, es decir, el ejercicio musical (especialmente en los ejecutantes) tiene la capacidad de desencadenar una tormenta de reacciones sinápticas inalcanzables a través de cualquier otra vía, relacionando el hemisferio izquierdo, responsable del procesamiento lingüístico y matemático, con el derecho, que se encarga del desarrollo creativo, en un evento sui generis. 

Por otra parte, las bondades de la educación musical trascienden inclusive en un sinfín de habilidades necesarias para la vida, la más evidente de ellas, el desarrollo de las habilidades motoras finas que se verán reflejadas en el estudiante al realizar actividades que requieran precisión manual.

Otras más, podrán comprobarse en el proceso de resolución de problemas y en el trabajo interpersonal, ya que el desarrollo de la creatividad y la necesaria comprensión de otras “subjetividades” brindan herramientas para el desarrollo de competencias vitales para el ciudadano contemporáneo que requiere de empatizar con otros, de liderar, de consensuar, de persuadir, etc., en un entorno en que la comunicación es cada vez más importante.

Si bien, el presente texto es sumamente breve con respecto a las ventajas de la música en la educación contemporánea, es claro que la educación de vanguardia no puede prescindir de la formación artística con miras a forjar ciudadanos ejemplares.

En los mejores colegios de San Luis Potosí, encontrarás actividades musicales y culturales que colaborarán en el desarrollo integral de tus hijos.

*Escrito por: Lic. Saúl Delgado Marín / sdelgado@irsl.edu.mx

Descarga aquí >

Topics: Calidad académica