Educar con intencionalidad

05-nov-2019 13:50:25 / POR Instituto Real de San Luis

Instituto Real de San Luis

educar_con_intencionalidad_mejores_colegios_de_san_luis2

¿Qué reglas deben existir en casa? ¿horas de llegada? ¿cuánta televisión deben ver? ¿cuánto dinero debo darle? Y un sinfín de preguntas que podemos formularnos en cada etapa de crecimiento de nuestros hijos, que si les educamos con intencionalidad, les estaremos preparando para que sean mejores personas y como consecuencia sean más felices. 

Si conocemos cómo funcionan las cosas, será más fácil arreglarlas. El que tiene conocimiento de mecánica o nociones básicas de mecánica, y se le descompone su coche, tendrá posibilidad de arreglarlo, y a veces y más importante es que podría tener cierta intuición de qué podría estar originando la falla. En cambio, si no tengo idea de autos, lo que me digan, será válido. Así, en la educación de las personas, entre más sepamos cómo funcionamos, más elementos tendremos para poder educar mejor.

Todos tenemos un instructivo de cómo funcionamos. Se estudia eso, muchas disciplinas se encargan de eso; como la antropología filosófica, que, desde hace siglos, se encarga de saber cómo funcionamos las personas, todas funcionamos igual, independientemente de las circunstancias y condiciones, que nos hacen únicos e irrepetibles.

Entender el funcionamiento básico ayuda a educar con la particularidad de cada uno.

Por ejemplo, el berrinche de un niño, o cualquier otra cosa negativa (desobediencia, grosero, intolerantes a la frustración, etc.) muy probablemente el tipo de berrinche es muy distinto conforme van creciendo.  Es importante entender por qué hace un berrinche, y en función de eso, corregirlo. Nos puede pasar que, al momento del berrinche hace escándalo, grita, llora, y atendemos a las manifestaciones externas. Una solución sería: "deja de llorar, cálmate, y te daré tu paleta". Si el berrinche se origina porque no pidió las cosas “por favor”, sería esa la solución si lo que quiero es obtener “el por favor”. Dependiendo del problema serán muy distintas las soluciones. Todo estará en función de lo que busquemos como papás.

Si no atendimos bien las causas del berrinche, seguiremos teniendo hijos que hagan berrinches, con manifestaciones distintas de ese berrinche, porque no atendimos correctamente la raíz de eso.

Todos tenemos claro, que la gran pregunta de la educación será: ¿cómo pasar de las cosas negativas de nuestros hijos a todo lo bueno que pueda ser?

El tiempo no educa, y solito no se corrige. El tiempo lo que hace es que manifestemos las cosas de manera distinta. Solemos ser más educados, menos groseros, empáticos; serán más esfuerzos sociales, que de fondo. Por eso hablamos de educar con intencionalidad.

No caben soluciones únicas en la educación, lo que cabe es la intencionalidad de los padres para educar, porque conocen.

Podemos hablar de ejemplos sobre que nos presentan momentos educativos, desde a qué edad darles celular, cuánto dinero deberían traer, horas de llegada, tiempo en pantallas o no, etc. Cada familia deberá asumir esas “reglas” para que las vivan los hijos, no perdiendo de vista en todo momento la intencionalidad con la que permitimos que sucedan las cosas.

El que tiene el privilegio de enseñar no puede olvidar el deber de aprender, principalmente los papás, que son los principales educadores de sus hijos.

Por el Lic. Miguel Saiz Fernández. miguelsaiz@irsl.edu.mx

Descarga aquí >

Topics: Educación en valores